jueves, 4 de agosto de 2016

El enemigo a vencer en la política

Jair Valdés
Pedagogo
El sistema económico neoliberal globalizado y globalizador continuamente trabaja para mantener la ilusión de las democracias en el mundo, con ciertas particularidades para cada región, para naciones emergentes y para naciones consolidadas el show debe continuar cada 4 o cada 6 años, se simula y se mantiene a la sociedad en estado pasivo y con pequeñas dosis de participación electoral, se elige a Hilary o  a Trump, se elige al PRI, PAN, PRD o el resto de los partidos para simular la democracia en naciones cuya soberanía está sometida a los intereses de los particulares.
Es así que el enemigo a vencer en la política para garantizar democracia, equidad y justicia son quienes con su poder económico gestionan, cabildean y corrompen a quienes deberían defender la soberanía, los intereses generales de la sociedad, el medio ambiente y los derechos de todos los seres vivos del planeta, pero la sociedad mexicana no confía en las autoridades, de acuerdo con los resultados del Informe País sobre la Calidad de la Ciudadanía en México, 66% de los mexicanos cree que las leyes en el país se cumplen poco o nada, pues sólo 4% considera que las leyes se respetan en México, contra 29% que dice que no se respetan. (Monroy, 2014)
Lo triste en este sentido, no es que la sociedad mexicana no confíe en las autoridades, lo lamentable es que pocos detectan que quienes hacen política, quienes dictan la agenda del poder legislativo, ejecutivo y judicial son los hombres más ricos del mundo y de México que en este sentido suman  145 mil millonarios y 2,540 multimillonarios[1]  que dictan la agenda pública, y que de ninguna forma escuchan las exigencias de algunos cuantos políticos honorables y mucho menos las demandas sociales, para muestra la exigencia de miles de ciudadanos que demandan a Bimbo no explotar y contaminar tierras y agua con agrotóxicos.
Atención a los enfermos y no enfermos en los servicios de salud del Estado[2],  poder acceder a la canasta básica, poder disponer de agua potable y gozar de una educación de calidad son demandas legítimas y derechos humanos que los gobiernos del mundo en mayor o menor medida no atienden, la primer respuesta a estas demandas viene del mercado, que ofrece educación privada de pésima calidad, agua embotellada a muy alto costo, servicios de salud que endeudan a las familias, alimentos chatarra y como resultado una sociedad sometida al sistema de producción que no puede pensar en otra cosa que trabajar para sobrevivir.
Los sectores sociales que exigen mejores condiciones de salud, educación, equidad, justicia, libertad, respeto a los animales y el medio ambiente son los médicos, estudiantes, ambientalistas, artistas y maestros, son quienes más credibilidad tienen en la sociedad, pero también son los más golpeados por los empresarios, los aparatos represivos del Estado y los medios de comunicación, el sector empresarial no quiere cambios a sus políticas públicas y para muestra la amenaza de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) que advierte frenar inversiones en zonas económicas especiales por las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y de la sociedad.
El siglo XXI arranca con evidentes muestras de una crisis político-social. De maneras diversas y desiguales, los jóvenes no han dejado de hacer estallar las certezas y, a través de los múltiples modos en que se hacen presentes, señalan que el proyecto social privilegiado por la modernidad en América Latina ha sido incapaz hasta hoy de cumplir las promesas de un futuro incluyente, justo y sobre todo, posible…La posibilidad de acceder a una calidad de vida digna es hoy para más de 200 millones de latinoamericanos un espejismo. (Reguillo, 2013)
Es muy triste lo que pasa en nuestro país, no hay estímulos para el arte, la ciencia y la investigación, no hay apoyo para emprendedores jóvenes (Excepto para los que se portan bien y no critican las fallas del sistema político-social), la exigencia por una sociedad equilibrada, por el respeto al medio ambiente, es castigada, tenemos el caso de Ildefonso Zamora, defensor indígena ambientalista, quien fue detenido en noviembre de 2015, por realizar una labor de defensa en la comunidad indígena de Tlatahuica de San Juan Atzingo y denunciar el ecocidio, en su región.
Por tanto el enemigo a vencer en la política es el sector industrial y empresarial, son los multimillonarios de México y el mundo que saben las consecuencias ambientales y de salud que provoca la elaboración de sus productos y que a pesar de esto no se detienen, el enemigo a vencer en la política son las empresas educativas que se dedican a lucrar con el conocimiento sin garantizar condiciones mínimas de aprendizaje, práctica, titulación y competencia laboral, y que en cambio entorpecen y moldean a los educandos con teoría religiosa, “cursos de bien vestir”, y competencias de sumisión y obediencia.
El ecocidio generalizado, la desigualdad, el hambre, la violencia y el analfabetismo no importa para ellos, solo desean producir más refrescos, más comida chatarra, escuelas sin bases pedagógicas, arrasar con bosques, selvas, mares, lagos y ríos para privatizar y vender su concepto de felicidad, explotar y vender los recursos naturales a costa de la extinción en maza de las especies y la degeneración de la salud de los seres humanos, por tanto no hay que financiar y legitimar las acciones de este sector con la compra de sus productos, antes de comprar, se debe pensar en la salud de los hijos y de los seres vivos del planeta.
Para pensar en equidad y derechos humanos y hacerlos realidad debemos pensar en cómo hacemos valer nuestras largas jornadas de trabajo que superan 8 horas diarias los 7 días de la semana para mantener a los multimillonarios de México y las tres personas más ricas del mundo cuyos activos superan el Producto Interno Bruto (PIB) en conjunto de los 48 países menos desarrollados del mundo (Broswimmer, 2007). Cedemos nuestro trabajo, la decisión de gobernanza de las naciones y además pagamos los productos de buena o mala calidad que nos venden así como el financiamiento de sus guerras.
Para vencer al enemigo debemos leer, ver  y escuchar información productiva en internet, radio y televisión transitar de la sociedad de homo videns [3] teledirigida a una sociedad que utiliza estos medios de comunicación para evolucionar y cooperar en necesidades comunes en lo particular y en necesidades de supervivencia de los seres vivos en lo general, debemos transitar a un México en el que se garantice la equidad, la paz y en el que estas cifras mejoren o cambien:
·         95% de los hogares mexicanos cuentan con televisión (Zepeda, 2013)
·         Únicamente el 89% de la población (registrado al año 2010) tiene acceso al agua potable  (INEGI, 2016)
·         61.2 % no cuentan con seguro social (Montalvo, 2015)
·         70% de los jóvenes en México no acceden a la universidad pública (Castro, 2014)
·         De 5 mil aspirantes provenientes de los estratos poblacionales más favorecidos se admite a mil, pero de una cifra similar de demandantes (4 mil 600) de origen popular sólo a 433. (Aboites, 2014)
 




[1] Hay más ricos en México que en todo el mundo, de acuerdo con la firma de investigación WealthInsight, dedicada al seguimiento de las personas acaudalas en el mundo. (Notimex y Reuters, 2013)


[2]   61.2%  de los mexicanos carece de seguridad social, así lo advirtió el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en su informe 2014 (Montalvo, 2015)


[3] El video está transformando al homo sapiens, producto de la cultura escrita, en un homo videns para el cual la palabra esta destronada por la imagen. Todo acaba siendo visualizado, la premisa de la imagen nos lleva a un ver sin entender. (Sartori, 1998)

 

 
 
Bibliografía


Aboites, H. (24 de mayo de 2014). Mitos en el acceso a la educación media superior y superior. La Jornada.

Broswimmer, F. J. (2007). Ecocidio, breve historia de la extinción en masa de las especies. En F. J. Broswimmer, Ecocidio, breve historia de la extinción en masa de las especies (págs. 233-234). Unión Europea: Laetoli.

Castro, F. (17 de mayo de 2014). El sol de Tijuana. Obtenido de http://www.oem.com.mx/elsoldetijuana/notas/n3394484.htm

INEGI. (04 de 08 de 2016). Cuéntame . Obtenido de http://cuentame.inegi.org.mx/territorio/agua/dispon.aspx?tema=T

Monroy, J. (16 de junio de 2014). Mexicanos no creen en su justicia, democracia, ni políticos. El Economista.

Montalvo, T. (20 de enero de 2015). Más de 60% de los mexicanos carecen de seguridad social. Animal Político.

Notimex y Reuters. (19 de Julio de 2013). Hay en México 145 mil millonarios y 2,540 multimillonarios: informe. La Jornada.

Reguillo, R. (2013). Culturas juveniles, formas políticas del desencanto. En R. Reguillo, Culturas juveniles, formas políticas del desencanto (págs. 21, 24). Buenos Aires: Siglo XXI.

Sartori, G. (1998). Homo videns, la sociedad teledirigida. Buenos Aires: Taurus.

Zepeda. (22 de mayo de 2013). Animal Político. Obtenido de Animal Político: http://www.animalpolitico.com/2013/05/los-mexicanos-prefieren-la-tv-a-los-periodicos-parametria/
 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario