martes, 27 de agosto de 2013

¡Gritan, mienten, confunden!

Jair Valdés.

Gritan los sofistas, hipócritas, paladines del sistema, expertos electricistas que iluminan las calles y apagan hasta las velas para tener oscura la casa.

Cuando más triste estoy me sumo a las letras de José Saramago y grito ¡Que se privatice todo! En momentos en que tal vez como el propio José seguramente lo llevaron a escribir estas letras irónicas ¡Que se privatice todo!

Andan los sofistas en todos lados, hablan en la radio, el internet, los diarios y la televisión oficialista, andan con títulos de investigadores, de expertos, de Doctores, de Ex gobernadores, títulos que se salvan del moho porque están en bellos marcos de más de 10 mil pesos, pero el alma de estos sofistas, no se salva del moho, de la pestilencia, de la putrefacción, del egoísmo corrupto que todo lo pudre.

Andan ahí simulando preocupación con estadísticas cuantitativas y con registros superfluos diciendo ¡Y los niños! ¿Quién se preocupa por los niños que quedan abandonados porque el maestro ésta luchando en las calles?

¿Por qué hablan de reforma educativa cuando solo se preocupan por sus plazas, por sus puestos y salarios?

Y ahí en el banquillo están los maestros que buenos o malos son producto y solución del sistema, del estado mexicano que no prepara ni si quiera a sus gobernantes, ni siquiera fortalece sus empresas, esta nación fallida que todo lo construye mal o con fecha de caducidad para cubrir problemas a corto plazo, entonces cuando no sirve, lo desecha, lo corta, lo vende, lo privatiza sin importar las consecuencias.

Padres, gobierno, sociedad entera y Sofistas con títulos que se subastan al postor que pague, ya ni siquiera el mejor postor, hablan de educación, de calidad, pero no se habla de educación activa, viva, pedagogía ambiental, pedagogía crítica, no se habla de Freire, Chomsky, Foucault, Gramsci, Althusser, Alexander Summer Neil, etc…

Hipócritas, ¿Qué les interesan los niños y la educación? ¿Qué les interesan cuando los envenenan con leche y productos que no contribuyen a la salud, pero que si benefician las licitaciones y los bolsillos de empresas trasnacionales?

Si los sofistas hipócritas tan solo hablaran verdades, si dejaran de mentir, entonces los que menos saben entenderían que esta reforma es estéril, que si niños y profesores no asisten a clases en zonas rurales e indígenas es porque ni siquiera el estado ha construido muros y espacios dotados de las condiciones óptimas para tomar y ofrecer clase.

Linchan a diestra y siniestra pero no hablan de las responsabilidades que omiten gobiernos de todos los colores y banderas, responsabilidades que tienen que ver con crear estos espacios de formación, responsabilidades que tienen que ver con respetar los usos y costumbres de las poblaciones así como su cultura y creencia, de poblaciones diversamente ricas y de poblaciones indígenas cuya lengua y literatura es otra.

¿Por qué el gobierno actual que representa el PRI, pero que fácticamente controlan las empresas si hablan de calidad, evaluación y desarrollo en la educación, por qué entonces no contratan pedagogos, psicólogos, sociólogos, para que vayan a cubrir esas plazas, porque no quieren invertir en salarios?

¿Por qué no ofrecen alternativas a estos maestros para ocupar nuevas fuentes de empleo, en la agronomía, el turismo, el desarrollo tecnológico?

Le temen a la educación crítica, saben que el pedagogo no conquista, no debiera hacerlo, el pedagogo debe de enseñar-aprendiendo, así como el gobierno debiera mandar obedeciendo.

Los hipócritas critican todo, hasta que se pase lista en asambleas y marchas, mucho ojo con estos paladines, sofistas que  aprendieron a persignarse con billete en mano, gritan, mienten, confunden.

Que se privatice todo educación, petroleó, casa, incluso que siga desapareciendo la autonomía, el individuo, que sigan vigilándonos y controlándonos, que nos sigan metiendo nano-chips, que se siga escaneando el iris y que se sigan guardando registro de todo lo que somos y hacemos, que caiga la oscura noche y nos olvidemos de la existencia podrida del hombre que domino al hombre.

Mientras tanto en pie de lucha, pues no puedo dejar que muera la flor de la palabra como enarbolaron durante la insurgencia zapatista los indígenas del estado de Chiapas, pues no puedo dejar que los que contribuyeron y apostaron por la humanidad pierdan esta apuesta frente a los que nada son, frente a los que nada saben; excepto la dominación y control del sujeto, por medio de la mentira, el miedo, las armas, el otorgamiento del goce desmedido para la emancipación de la masa sin medidas.

Que se regocijen en sus mentiras cómo diablos en sus llamas, mientras nosotros conservamos la historia de la humanidad nuestra.


miércoles, 14 de agosto de 2013

Ritual

Genere un ritual entorno a tu persona
te rendí tributo y admire tu luz de luna
me invente pasajes y escenarios
que supuse que vos y yo gozaríamos

Me distrae la realidad de un país de muertos
me distrae la realidad de un país que calla
me distrae la realidad de un país que aplaude por ser explotado
me distrae la realidad de un país que no quise para mi hijo, mis letras, mi árbol…

Tu luz de luna me sigue iluminando
pero concentro mi mirada en la sombra mía, para no alzar la mirada y verte bella
¿Por qué para que mirarte cada noche que es el día mío?
Si en nuestra realidad te niegas a que la transformemos juntos.

Me miraron hombres y mujeres en este ritual mío
asombrados por mi tótem, mi tribu y mis ritos me miraban
ellos mismos han creado sus rituales suyos
y tú misma boicoteabas mis sacrificios

Nos quedan estos ejercicios románticos
en medio de la realidad que nos distrae
me distrae el niño que perdió su inocencia, abusado, muerto
me distrae el animal que muere en vano para alimentar la falacia
me distrae el mundo que no es el mundo nuestro, por permitir que unos cuantos lo destruyan

Te rendí tributo y admire tu luz de luna
pero concentro mi mirada en la sombra mía, para no alzar la mirada y verte bella